Se acerca el invierno, así que toca elegir: ¿emisores térmicos o aire acondicionado con bomba de calor?

Emitir opiniones categóricas sobre cuál de los dos sistemas es el mejor, es arriesgado. Cada vivienda es un mundo y debemos tener en cuenta muchos factores. Por ejemplo, el propio clima donde está situada la vivienda. Sin salir de la provincia de Alicante, podemos encontrar zonas cálidas y húmedas como Torrevieja (donde estamos nosotros) y a solo 100 kms tenemos Alcoy, donde las temperaturas en invierno, suelen marcar varios grados bajo cero y la humedad brilla por su ausencia… Y lo más importante de todo, lo frioleros que sean los habitantes de la vivienda.

Dos opciones para calentar

Bueno, realmente existen muchos más sistemas para mantener una casa caliente, como el suelo radiante, la calefacción eléctrica, o los radiadores… Curiosamente estos últimos, junto a la bomba de calor, son los favoritos en España. Si bien en las ciudades de interior (Madrid, Zaragoza, etc) muchos edificios cuentan con caldera. Pero vamos, sin más dilación, a entrar en detalle. Como los emisores térmicos son un poco desconocidos todavía, vamos a hablar un poco de ellos.

¿Qué es un emisor térmico?

Un emisor térmico es un equipo eléctrico o electrónico que proporciona calefacción con base al efecto Joule. Su apariencia es la de un radiador tradicional que se conecta mediante tuberías a una caldera de gas o pellets. Sin embargo, los emisores térmicos son equipos individuales y no necesitan conectarse a otros elementos o calderas.

Su funcionamiento se basa en el consumo de electricidad por parte de una resistencia en su interior. La forma de transmitir el calor que genera la resistencia al exterior depende del tipo de emisor térmico del que hablemos, ya que existen varias clases, según su construcción.

Por lo general, los emisores térmicos disponen de un mando para su programación, tanto de temperaturas deseadas, como de horarios. Así es que podemos establecer los momentos de funcionamiento en función de nuestros hábitos.

Sin entrar más en detalle, vamos a concluir explicando que existen tres tipos de emisores térmicos. 

  • Emisor térmico seco: Para estancias pequeñas y en las que estemos poco tiempo. Nos proporcionan calor de forma rápida, pero también se enfrían en seguida.
  • Emisor térmico de fluido: Para servicios de mayor duración, entre 5 y 7 horas. Por ejemplo, para la habitación de los niños, donde pasan varias horas al regresar del colegio.
  • Emisor térmico cerámico: El emisor térmico cerámico sirve para aprovechamientos más intensivos, casi durante todo el día. Ideales para salas de estar o zonas de trabajo que están ocupadas entre 8 y 10 horas. En estos casos es conveniente aprovechar una tarifa de discriminación horaria.

¿Qué emisor térmico es mejor?

Todos lo son, eso sí, dependiendo del uso que se les vaya a dar. Por eso debemos comprar siempre pensando en nuestras necesidades.

Aclarados estos conceptos, vamos a hablar ahora del Aire Acondicionado con Bomba de calor.

Climatizadores con Bomba de Calor ¿Cómo funcionan?

Pues se trata de un aparato de Aire Acondicionado de los de toda la vida, capaz de invertir su manera de funcionar… Ojo, no confundir invertir su funcionamiento con la palabra “inverter”, que no tiene nada que ver. Si alguna vez os habéis puesto delante de la unidad exterior en verano, habréis notado que tira calor a chorros… El funcionamiento de la bomba de calor, es “darle la vuelta” al sistema… y hacer que el split tire calor y la unidad exterior frio.

Ventajas e inconvenientes

Los emisores térmicos son muy prácticos, porque calientan la casa de forma homogénea y duradera, aumentan la temperatura de forma agradable y sin resecar el ambiente, y son sencillos de utilizar y requieren poco mantenimiento. Como contrapartida, tardan cierto tiempo en conseguir caldear el hogar.

La ventaja más destacada de los aparatos de aire acondicionado con bomba de calor es la rapidez con la que calientan una habitación o la casa entera. Además, con la instalación de un solo aparato conseguiremos frío en verano y calor en invierno. Como inconvenientes de este sistema podemos mencionar que puede resultar un poco ruidoso, que resecan el ambiente y que el calor que emiten se dispersa con rapidez.

El gasto también es importante

Pese a lo que la mayoría de la gente pueda pensar, los sistemas de bomba de calor son los más eficaces desde un punto de vista energético, entre otras cosas porque emiten calor hasta que la estancia alcanza una determinada temperatura, y entonces paran. Si además, el aparato es del tipo “invertir” el ahorro energético aun es mayor. Los aparatos de climatización “inverter” funcionan de la siguiente manera: Cuando la temperatura deseada es alcanzada, el compresor sigue funcionando con menos potencia, para mantener esa temperatura. En los modelos tradicionales, el compresor funcionaba a todo tren, parando y arrancando cada vez que había cambios en la temperatura.

Conclusiones

Como siempre, todo depende de nuestras necesidades. El climatizador puede ser útil para una habitación amplia, o incluso dos, pero difícilmente un único aparato podrá ser capaz de caldear toda la casa. Los emisores térmicos se pueden reposicionar por la vivienda, si tienen ruedas, y usarlos en las estancias que nosotros deseemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad